Siempre se nos ha dicho que tenemos que esforzarnos para ser los mejores. Desde la escuela, queríamos que nos fuera bien en lo académico, en los deportes, artes, o cualquier otra actividad.

Pero quizá recuerdas a ese niño que vivía hablando de lo buenas que eran sus calificaciones, de los partidos que ganaba, de los juguetes que sus padres le compraban, y de las sensaciones que provocaba tener que escucharlo.

Así que no me extrañaría que cuando te hablan de comunicar tus logros, te preguntes ¿no me haría eso quedar como un engreído? Si tienes esa pregunta, te entiendo perfectamente, porque yo también solía pensar así. Siempre creí que los resultados “hablan por sí solos”, por lo tanto no importaba si no me pasaba el día hablando de la calidad de mi trabajo y mis aportes con quien fuera, en cada oportunidad que se presentara. El crecimiento llegaría como consecuencia.

Me equivoqué.  Con los años, en diferentes entornos laborales y empresariales, he podido ver cómo personas con alto potencial y motivación son pasadas por alto cuando llegan las oportunidades. ¿Por qué pasa esto? Si bien no hay que negar que la vida muchas veces no es justa, también quienes pueden darte la promoción o comprar tu producto o servicio tienen una necesidad, quieren resolverla lo más pronto y de la mejor manera posible. Pero si no te conocen, ¿cómo esperas que te busquen?

Si sabes comunicar tus logros, tu mercado o tus empleadores sabrán lo que puedes hacer por ellos y te buscarán, y eso hará que se incremente tu valor en el mercado. Así de simple. Por tanto, ¿cómo puedes comunicar tus logros sin parecer una persona narcicista?

La gran diferencia es hacerlo con estrategia. Un engreído lo hace con todo el que esté dispuesto a escuchar. En cambio, para comunicar tus logros de una manera poderosa y convincente debes hacerlo con estrategia, pensando en:

  1. Quién(es) necesitan escuchar lo que puedes hacer por ellos, y que están en posición de tomar la decisión de trabajar contigo o no.

  2. Qué logros específicos pueden interesar a esa persona. Todos tenemos diversos logros que nos sentiríamos orgullosos de compartir, pero debes pensar qué le interesa a esa persona, en este momento.

  3. Cuándo es el mejor momento para hacerlo, sea en un evento de networking, una conferencia, una feria, reunión privada, etc.

  4. Cómo hacerlo, tomando en cuenta tanto lo verbal –qué “voz” utilizarás, si será oral o por escrito- como lo no verbal –gestos, vestimenta si es en persona, colores y otros elementos gráficos si es por escrito.

Una vez tengas definida tu estrategia, es momento de pasar a la acción, pero evaluando constantemente sobre la marcha por si deberías hacer cambios o reenfocar ciertas acciones con tal de alcanzar tu objetivo.

En especial si no estamos acostumbrados a hacerlo, aprender a comunicar los logros es un proceso gradual, y la forma en que lo harás dependen no solo de tu personalidad y modo de comunicarte, sino de otros factores externos como la industria donde te mueves, la cultura organizacional de la compañía, los líderes, entre otros.

¿Alguna vez has experimentado problemas para comunicar tus logros? ¿Pensarlo te hace sentir incómodo? ¿Por qué? Siéntete libre de compartir tus impresiones y preguntas en la sección de comentarios.

 

También te invito a unirte a mi comunidad de profesionales líderes que reciben todas las semanas estrategias gratis para comunicar poderosamente su valor

Boletín Semanal

¿Qué tal si decides acelerar tus resultados mediante mi programa de coaching personalizado? Conoce cómo puedo ayudarte

Coaching & Mentoría

email
Podcast-logo-thumbnail (1)

¿Quieres vender más con tu eCommerce?

 

 

Enciende las ventas de tu tienda online suscribiéndote a este podcast, y recibiendo contenido que te ayudará a vender más -y mejor- tus productos en internet.

¡Muchas gracias! Tus datos han sido ingresados con éxito.