¿Has oído hablar de marca personal, o personal branding? Últimamente se ha popularizado mucho ese concepto en países como Estados Unidos, y en Latinoamérica poco a poco va ganando terreno. Este término suele relacionarse con aplicar conceptos de marketing utilizados por grandes marcas a nuestro desarrollo profesional.

También ha generado escepticismo. Lo que algunos piensan es que eso de tener una “marca personal” es un engaño, una forma de hacer que la gente parezca lo que no es y ofrezca lo que no tiene. Que con el empaque basta.

Así que consideré importante derribar algunos de los mitos más comunes, para que no caigas en errores que podrían costarte oportunidades:

*Marketing personal NO es petulancia: comunicar tus logros no tiene nada que ver con pretender demostrar a los demás que eres mejor que ellos. Al contrario, esta actitud no hace más que disminuir el respeto que las personas te tienen. De lo que se trata es comunicar tu valor de una manera estratégica, con propósitos definidos, a quienes necesitan escucharlo.

*Marketing personal NO es aparentar lo que no eres: no se trata de hipocresía, es decir, fingir lo que no se es con tal de obtener algo de otras personas. El marketing personal lo que busca es sacar quién eres en realidad, para que poco a poco te vayas convirtiendo en la mejor versión de ti mismo y tu empresa, sector o mercado reconozcan tu valor.

*Marketing personal NO es ofrecer lo que no tienes: el ítem anterior tiene que ver con “ser”, y este está relacionado con “hacer”. Si eres doctor, no ofrecerías servicios de construcción, ¿verdad? Por eso, se trata de conocer tu verdadero potencial, para hacer promesas que seas capaz de cumplir. La gracia de abrir un regalo hermosamente decorado es saber que encontrarás dentro algo que vale la pena tener, y ese potencial es tu aporte para suplir una necesidad de tu mercado.

*Marketing personal NO es sólo imagen: imagina que te dan un regalo que viene en una caja muy grande y bien decorada. Cuando comienzas a abrirlo, tu expectativa crece pensando en lo que posiblemente contenga. Pero cuando terminas de abrirlo, no encuentras nada. ¿Cómo te sentirías? ¿Molesto? ¿Engañado? Eso es lo que sucede si crees que marketing personal se reduce a lo visible –apariencia, vestuario, tono de voz-, que si bien es importante, no lo es todo.

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Crees que ha disipado dudas acerca de lo que implica el marketing personal? Puedes añadir tu respuesta en la sección de comentarios debajo de este post.

 

También te invito a unirte a mi comunidad de profesionales líderes que reciben todas las semanas estrategias gratis para comunicar poderosamente su valor

Boletín Semanal

¿Qué tal si decides acelerar tus resultados mediante mi programa de coaching personalizado? Conoce cómo puedo ayudarte

Coaching & Mentoría

email
Podcast-logo-thumbnail (1)

¿Quieres vender más con tu eCommerce?

 

 

Enciende las ventas de tu tienda online suscribiéndote a este podcast, y recibiendo contenido que te ayudará a vender más -y mejor- tus productos en internet.

¡Muchas gracias! Tus datos han sido ingresados con éxito.