Mucho se habla de cómo las redes sociales funcionan para ayudarle a un negocio a crecer. Por el contrario, otros dicen que no funcionan. ¿A qué grupo perteneces?

 

Si te identificas más con el segundo grupo, no te preocupes, no estoy aquí para juzgarte 😉 Por desgracia, hay demasiados vendiendo resultados rápidos, metas no realistas y el uso de tácticas no solo cuestionables, sino penalizadas por las distintas plataformas como Google y Facebook -tema para otro post. Por eso, entiendo tu resistencia, y espero que este artículo te ayude a aclarar algunas de esas dudas.

 

Si por el contrario, sabes que funcionan pero no estás seguro de cómo funcionan exactamente y de cómo podrías utilizarlas para ayudar a que tu negocio crezca, este post es para ti 😉

 

Muchas veces, el problema son las expectativas. Las redes te dan visibilidad y te ayudan a construir tu reputación, lo que al final abonará el camino para más ventas. Pero es muy difícil prever exactamente cuánto crecerán tus ventas y en cuánto tiempo, especialmente si estás comenzando.

 

Si vendes productos, el proceso es más rápido. He visto cómo se publican productos en álbumes de Facebook, en grupos y en Pinterest, y eso genera algunas ventas, pero de eso a crear un negocio verdaderamente sostenible hay trecho por recorrer, y no se logra de un día para otro.

 

Si vendes servicios, intangibles o vendes tu conocimiento, el proceso suele ser más lento. En este caso, la confianza de tu lector es crucial, pues si no confía en ti y no te considera alguien “que sabe de lo que habla” no te contratará.

 

Así que, independientemente de lo que ofrezcas, necesitas una sólida reputación tanto online -a través de canales como redes sociales e email marketing- como offline -la experiencia que tenga tu cliente trabajando contigo- para crear un negocio rentable y sostenible en el tiempo.

 

Así que veamos cómo pueden utilizarse exactamente las redes sociales para alcanzar ese objetivo:

 

a) Escoge las redes donde estarás de manera estratégica

 

Estar en todas las redes “del momento” no te dará toda la visibilidad que necesitas. No se trata de estar en todas, sino de estar donde pasa tiempo tu cliente ideal. ¿En qué redes sigue a especialistas y mentores para recibir sus consejos? ¿Dónde busca las respuestas que necesita para su negocio? ¿Es importante para él interactuar con personas con sus mismas inquietudes?

 

b) No trates a tus redes sociales como anuncios clasificados

 

Si bien en las redes encontrarías personas interesadas en lo que ofreces -por algo estás ahí, ¿no? 😉 – si te enfocas 100% en vender tus productos o servicios sin aportar valor pronto cansarás a tu lector. Dejará de seguir tu página, se irá de tu grupo, e incluso puede escribir mensajes públicos manifestando su malestar. Lo he visto mucho en grupos de Facebook, pero puede pasar también en otras redes. Así que acuérdate de que puedes promover lo que ofreces, pero no te olvides de aportar valor, pues con eso se construye tu reputación.

 

c) Posiciónate como una autoridad en tu nicho

 

Aportar continuamente contenido de valor te ayuda a crear tu reputación como una fuente fidedigna en tu nicho. Sea que escribas en tu blog, imágenes con frases cortas, podcasts o incluso videos, lo importante es que a través de esos medios muestres no solo tu conocimiento y talento, sino que tu experiencia. Porque una cosa es el conocimiento “en frío” pero otra es contrastarla con tu experiencia en el mundo real. Porque es ahí donde está tu cliente ideal esperando que alguien le ayude a resolver su problema. Asegúrate de darle los insumos para que sepa que esa persona eres tú.

 

d) Construye relaciones

 

Muy relacionado con el punto anterior. Al posicionarte como un experto en lo que haces, ten cuidado de no quedarte en el “pedestal”. Tradicionalmente, el concepto de comunicación corporativa en las empresas se centra en “compartir información relevante sobre nuestra compañía con el público”. ¿Información, qué tipo? ¿Relevante, para quién? ¿Público, todo el que escuche? Y bueno, como ya te he dicho antes en mi artículo acerca de crear tu página Sobre mí, las personas no están interesadas en ti sino en lo que puedes hacer por ellos. ¿Ves la gran diferencia? Por eso, el enfoque ahora es construir relaciones, porque una sola venta podría ser incluso un golpe de suerte, pero solo una relación fuerte con tu cliente ideal ayudará a que te compren otra vez, y te recomienden con otros clientes.

 

e) Invierte, pero con inteligencia

 

Atrás quedaron los días en que podías construir tu comunidad solamente de manera orgánica en relativamente poco tiempo. Aún puedes hacerlo, claro, pero los resultados tardarán -mucho- más en llegar. Las redes sociales poco a poco han ido dándose cuenta del potencial que poseen para negocios de casi todo tipo, por lo cual hoy se manejan más con la mentalidad de “pay to play” o “paga por jugar”. En lo personal, aunque casi todas las redes están ya ofreciendo alternativas de pago para ayudarte a llegar a más personas, no aconsejo invertir en todas. La clave es saber adónde está tu cliente ideal, y de ahí enfocar tus recursos. Igual, los costos para invertir en publicidad son muy, muy bajos, y especialmente si estás comenzando y quieres ofrecer un lead magnet o lanzar productos nuevos de pago, invertir en publicidad en redes puede darte un buen empujoncito, pero hay que “saberlo hacer” 😉

 

¿Qué te han parecido estas tácticas? ¿Cómo usas las redes sociales en tu negocio? Comparte tus comentarios, experiencias y preguntas en la parte de abajo.

Si quieres suscribirte al blog, completa el formulario y recibirás más artículos como estos directamente en tu correo electrónico 😉

email
portada-ebook-suscriptores

Descarga tu E-Book gratuito

 

¿Aún no tienes sitio web o has comenzado con una versión gratuita? ¿Has preferido enfocarte en tus redes sociales? ¿Has invertido en un sitio profesional pero aún no consigues clientes?

Descubre en este E-Book las 4 razones principales por las que todo negocio, sin importar su tamaño, necesita una página web.

Descárgalo completando este formulario.

¡Muchas gracias! Tus datos han sido ingresados con éxito.