¿Te han dicho alguna vez que deberías ser “más sociable”?

¿Te incomoda hablar de ti misma y lo que puedes hacer por otras personas para mejorar sus vidas?

¿Hablar en público es una de tus peores pesadillas?

 

Aunque nos cueste admitirlo, muchos hemos lidiado en la vida con problemas de timidez. Y más de alguna vez se nos ha dicho “tienes que ser menos introvertida”, asumiendo que timidez e introversión son sinónimos. Pero no lo son, y te explico por qué:

 

La introversión se refiere a formas en que conectamos con nuestro entorno y con otros. Si eres de las personas que para relajarse prefieren estar solas con la TV, un buen libro y no les incomoda estar tiempo a solas, probablemente eres introvertida. No es que nos desagrade estar con otras personas, al contrario, tendemos a tener pocas amistades -pero muy importantes- en quienes invertimos tiempo y energía, pero nuestro modo de “recargar baterías” después de un día cansado es en alguna actividad muy personal o con un grupo reducido. Huimos de las multitudes 😉 y tendemos a ser más selectivas sobre a quiénes acercarnos para una conversación en un evento social.

 

La timidez, en cambio, es inseguridad al tratar a otras personas -especialmente desconocidos-, temor a que hagamos “mal” las cosas y nos juzguen por ello. Y este es un mal que también sufre la gente extrovertida, quienes por el contrario, prefieren estar rodeados de personas -mientras más, mejor-, gustan mucho de actividades sociales y sienten que un día entre paredes sin nadie con quien hablar es una tortura 😉 Así que la timidez es un problema de inseguridad al buscar acercarnos a otras personas, independientemente de cómo seas.

 

Me imagino que te preguntarás cómo podrías entonces ser capaz de triunfar como emprendedora si eres introvertida -restringes el contacto social a voluntad- o tímida -te da terror hablar con desconocidos, en público, etc. Por un lado, tienes razón de preocuparte, porque como emprendedoras o empresarias el contacto con personas es fundamental. Aunque tengas un negocio online y muchos de tus procesos estén automatizados -lo cual ahorra muuchooo tiempo y tiene ventajas- los negocios se hacen entre personas de carne y hueso. No hay modo de evitarlo. Y si quieres clientes, te guste o no necesitarás hablar con personas, muchas de ellas desconocidas 😉

 

Pero no todo está perdido, al contrario. Te asombraría saber cuántos de los “emprendedores y empresarios del momento”, a los que muchos admiran, son introvertidos o tímidos: Bill Gates, Steve Wozniak (co-fundador de Apple), Mark Zuckerberg (fundador de Facebook), Larry Page (co-fundador de Google), y por el lado de las mujeres encontramos a Hillary Clinton, Eleanor Roosevelt, Emma Watson, Meryl Streep…

 

Interesante, ¿no? ¿Has vivido alguna de estas situaciones?

 

“Soy introvertida y no me gusta hablar en público. Cuando tengo que estar en el centro de atención tengo que imaginarme que puedo hacerlo. Si fuera por mí, me la pasaría en casa pensando qué voy a cenar” – Meryl Streep

 

J.K. Rowling. La autora de Harry Potter ha afirmado varias veces que es introvertida. Incluso, la primera vez que se le ocurrió la idea de su famosa historia le dio pena pedirle prestada una pluma a un desconocido.

 

Como ves, su personalidad no ha sido un impedimento para alcanzar su potencial. Por el contrario, han descubierto sus respectivas fortalezas y aprendieron a utilizarlas a su favor. Algo que también está a tu alcance:

 

1- Averigua cuál es tu caso. Si lo tuyo es la introversión y no sabes bien cómo conectar con otros, pero tampoco te sientes paralizada si tienes que hacerlo, o si te tiembla la voz y te sudan las manos al hablar con una persona que no conoces. ¿Timidez? ¿Introversión? ¿O ambos? Si la respuesta es ambos, no te preocupes, yo también, así que estoy segura de que estás en buena compañía 😉

 

2- Abre tu mente. Una vez sabes cuál es tu caso, podrías sentirte tentada a bloquearte y decir “no he podido con esto en años, mucho menos ahora” o “si así es como soy, no creo que sea posible cambiar”. No se trata de que te conviertas en alguien que no eres, simplemente descubrir tus fortalezas y explotarlas, y controlar tus debilidades. A mí me ayudó mucho este test de personalidad, bastante conocido en Estados Unidos pero aún no tanto en Latinoamérica.

 

3- Arma un plan. Una vez has descubierto cómo “funcionas” y ves lo que puedes mejorar, es cuestión de armar un plan y seguirlo. Ninguna de las personas que te mencioné antes hubieran logrado nada de no ser porque se pusieron en marcha. ¿Que es difícil acercarte a alguien que no conoces? Pues sí, no sabemos lo que pensará y cómo nos verá, eso depende ella, pero hay cosas que puedes hacer para causar una mejor primera impresión. ¿Hablar en público te da terror? ¿Y qué tal si gracias a esa oportunidad logras posicionarte mejor en tu mercado y darte a conocer de formas que antes no podías?

 

Pueda que te sientas sola en esto, o te hayas sentido así por mucho tiempo. Raramente en las escuelas se nos enseña a relacionarnos con otras personas de manera sana, y en la universidad quizá aprendimos lo relacionado a nuestra profesión, pero hay habilidades necesarias en los negocios y la vida que se aprenden en el ruedo. No en las bancas del espectador.

 

Ahora es tu turno de sincerarte…

¿Cuántas veces has intentado acercarte a personas desconocidas para hacer contactos de negocios, y no has podido articular palabra? ¿Qué es lo que más quisieras cambiar de ti misma para que te sea más fácil hablar con otros y conseguir más contactos de negocio y clientes?

Espero tus comentarios al pie de esta página! 

 

 ¿Te ha interesado este artículo y quieres recibir más contenido como este? Completa el formulario de abajo para suscribirte al blog 😉

 

email
portada-ebook-suscriptores

Descarga tu E-Book gratuito

 

¿Aún no tienes sitio web o has comenzado con una versión gratuita? ¿Has preferido enfocarte en tus redes sociales? ¿Has invertido en un sitio profesional pero aún no consigues clientes?

Descubre en este E-Book las 4 razones principales por las que todo negocio, sin importar su tamaño, necesita una página web.

Descárgalo completando este formulario.

¡Muchas gracias! Tus datos han sido ingresados con éxito.