Buena parte de nuestro tiempo en Internet lo ocupan las redes sociales, ¿o no? En especial el tiempo libre.

Recibes notificaciones, dices que solo mirarás “por un momento” tu feed de Facebook, Instagram u otra red que uses, y luego ese “momento” se convirtió en horas de tu día.

Todos somos culpables 😉

Ya no digamos si también usas las redes sociales para promocionar tu negocio o empresa. Ahí el “momento” no es solo de ocio sino que esperas que ese esfuerzo invertido en producir y compartir contenido aumente tus ventas.

Sea que tú dediques ese tiempo, o lo delegues con un community manager o agencia.

La cuestión es: ¿qué pasa si ves que aumentan tus seguidores, o ellos te dan Likes y reacciones, a veces comentan, pero las ventas no llegan?

¿Será que es mentira que las redes sociales te ayudan a vender más?

O si a veces te llegan clientes, ¿por qué las ventas se estancan?

Las redes sociales han cambiado sustancialmente en estos últimos años, por lo que quizá lo que antes te daba excelentes resultados, “de pronto” dejó de funcionar. ¿Por qué? A continuación te doy

 

5 razones de por qué tus redes sociales no te dan tantos clientes como quisieras

 

1. Pocos de tus seguidores ven tus publicaciones

A estas alturas, para nadie es un secreto que Facebook ha restringido significativamente el alcance orgánico (aquel alcance por el que no has pagado) en Facebook e Instagram. ¿Qué implicaciones tiene esto para las marcas?

Si tienes 1,000 Likes, y publicas contenido en tu página, eso no quiere decir que esas 1,000 personas verán esa publicación. Por el contrario, los números son cada vez más bajos, en especial si tu página tiene poca interacción de los usuarios.

Las redes sociales son un espacio que no nos pertenece. Las reglas cambian todo el tiempo, y nuestras tácticas para conectar con seguidores y clientes deben cambiar con ellas.

La realidad es que, sin importar con cuánta frecuencia publiques, o lo llamativos que puedan ser muchos de tus contenidos, el alcance de todos esos posts va a seguir disminuyendo. Pero hay esperanza 😉 Más abajo te cuento más.

 

2. Solo tienes contenido 100% promocional

Mark Zuckerberg ha dicho que su visión para Facebook e Instagram es de que sean redes “verdaderamente” sociales, lo cual implica que los usuarios verán más contenido de sus familiares y amigos que de marcas y empresas.

Sí, así como lo lees.

Así que imagina ese escenario, y piensa si tu propio contenido en redes está enfocado 100% a la venta y 0 a la interacción con los fans y seguidores. Y la clave es aportar variedad a tu contenido.

Preguntas que conviene hacerte para medir el nivel de interés que tus cuentas en redes sociales despertarían es “¿yo seguiría esta cuenta si no fuera mía? ¿Sería lo suficientemente interesante para mí?”

Lo ideal es una combinación 80/20: 80% contenido para conectar emocionalmente con tus seguidores y clientes, y un 20% de contenido promocional y enfocado a la venta. Puedes modificar esta fórmula dependiendo de tu negocio, pero esa es la idea: no todo tiene que ser promocional.

Con toda la tecnología disponible, las personas quieren conectar con otras personas, y comprarles a personas reales. No lo olvides 😉

 

3. La frecuencia es inconsistente

Aunque no se trata de publicar 10 veces por día -Facebook e Instagram de hecho restringen la cantidad de publicaciones que muestra a los seguidores si eso pasa-, si la frecuencia de publicación es inconsistente, tus seguidores pierden interés.

Es todo un reto mantener la frecuencia de tus publicaciones, especialmente si eres tú quien se encarga de crear y agendar ese contenido todos los días o semanas y, como dije antes, tampoco se trata de saturar tus redes sociales. Pero incluso si son un par de publicaciones a la semana, es recomendable mantener “viva” tu página por varias razones:

  • Si alguien quiere saber más de tu negocio debido a una referencia y quiere conectar, te buscará en redes.
  • Si la página está inactiva, probablemente asumirá que tu negocio o empresa está fuera del mercado.
  • Al no generar confianza de que existes, que tus productos o servicios son de su interés y de buena calidad, o que tienes contenido interesante que quiere ver en su feed, no te contactará.

 

4. Todo queda en las redes sociales

Conectado al punto anterior, ¿qué pasa una vez deciden seguir tu página? ¿Sólo queda esperar a que de ahora en adelante Facebook e Instagram dedican mostrarle tu contenido?

Es demasiado arriesgado.

Uno, porque las redes sociales no son un espacio que controlas. Al contrario, tiene sus propias reglas, y en algún momento te favorecen pero en otros te perjudican. Es como poner todos los huevos en una misma canasta.

Por eso es necesario enlazarlo con una de mis tácticas favoritas: el email marketing. Las personas cierran y abren cuentas de redes sociales todo el tiempo, pero el email es un dato que no cambia tan rápido. Yo tengo varias cuentas, pero la “principal” es un email que uso desde hace más de 12 años, y así pasa con muchos otros. ¿Te pasa a ti también?

Es por eso que el email es una herramienta tan poderosa. Y tu estrategia de redes sociales se puede combinar perfectamente con ella para tener un contacto más constante con tus seguidores, y pavimentar el camino para convertirlos en clientes.

Si tienes un boletín electrónico o un recurso gratuito que regalas a quien se registra a tu web, no te olvides de promocionarlo en tus redes, constantemente.

 

5. No inviertes en Facebook & Instagram Ads

Por último pero no menos importante: invertir en publicidad en redes sociales es el camino para ponerte delante de potenciales clientes en ese espacio virtual.

Facebook, Instagram y todas las redes sociales que existen actualmente son empresas -valuadas en millones de dólares- por lo que no es difícil de comprender por qué quieren obtener réditos económicos de todas las marcas y negocios utilizando ese espacio.

Tómalo como un “peaje virtual”, o como dicen en inglés, “pay to play”.

Por varios años, muchas marcas reconocidas y negocios pequeños crecían su base de seguidores de forma mucho más sencilla: publicaban, ese contenido llegaba a más gente, aumentaban sus seguidores, y el resto es historia. Todo eso sin pagar.

Ya no más.

Si no, preguntemos a los “influencers” que crecieron de esa forma su base de seguidores, y actualmente las redes les piden invertir en publicidad cada vez más si quieren mantenerse en el negocio.

Las reglas del juego han cambiado, por lo que invertir en publicidad en esta plataforma es ya una necesidad.

Pero no te preocupes, de hecho, tiene algunas ventajas 😉 como las que te menciono a continuación:

  • Las opciones de segmentación de públicos son variadas, específicas, de modo que llegues a tu cliente ideal.
  • Puedes segmentar por zona geográfica, intereses, comportamiento, y más.
  • Aún constituye una de las opciones de publicidad más baratas en el mercado, a diferencia de la publicidad en medios tradicionales y Google Adwords.

 

Como ves, muchas cosas ya no son como antes, pero hay oportunidades que Internet y las redes sociales ofrecen a empresas de todo tamaño e industria, y están ahí para aprovecharlas.
Si quieres recibir muy pronto mi masterclass gratuita con tácticas para convertir a tus redes sociales en generadoras de ventas y clientes, puedes apuntarte aquí.

 

Si estás listo para dar el salto a la publicidad en Facebook y quieres mi asesoría y/o ejecución de campañas publicitarias, haz clic aquí. 

 

email
Facebook Ads Isa Martinez

¿Quieres vender más a través de las redes sociales?

 

Si quieres aumentar las ventas de tus productos y servicios sacándole partido a las redes sociales, en esta masterclass recibirás tips que podrás implementar desde ya.

Puedes acceder a ella completando este formulario. 

¡Gracias!

¡Muchas gracias! Tus datos han sido ingresados con éxito.